Cómodas

Las cómodas son un muebles generalmente más ancho que alto, de unos cinco palmos o más de altura. Está acabado en un tablero horizontal por la parte superior y que contiene tres o más cajones. Generalmente se monta uno sobre el otro y ocupan toda la anchura del mueble. En usos domésticos, suele estar emplazado en un dormitorio y empleado para guardar ropa, pero también se puede encontrar en otros lugares de la casa, donde se utiliza para guardar ropa blanca u otras cosas. Antiguamente las cajoneras domésticas solían traer la parte superior en mármol y llevaban un espejo también. Las cómodas también se puede encontrar en otros contextos fuera del doméstico. Por ejemplo el eclesiástico, o en oficinas, talleres, etc. La palabra también se aplica a cualquier mueble que contiene muchos cajones.

Historia y contexto de las cómodas y cajoneras

Las cómodas son relativamente modernas en comparación con otros muebles de uso cotidiano, como la mesa, la silla o la cama. Estructuralmente, deriva de la cómoda de sacristía, una gran estructura que incluye cajones profundos ya menudo puerta. En ellas se guardan tanto ropas como objetos litúrgicos. Estos muebles son robustos y se pueden cerrar con llave, por lo que los objetos quedan bien custodiados. Las cajoneras de sacristía aparecieron en el siglo XVI, mucho antes de que se introdujera en el ámbito doméstico. Este hecho se debe a la amplia tradición que tenía la caja como contenedor principal de la casa y como parte de las dotes nupciales de la novia.

Lentamente, la caja irá sustituyendo por la cómoda, ya que esta última aporta funcionalidad, presencia y distinción a las casas señoriales.

Cómodas baratas

Al igual que la caja, la cómoda se coloca en los dormitorios y en las salas, y comienza a formar conjuntos decorativos junto con otros muebles de las estancias. A partir de la década de los años 40 del S. XVIII, comienza a formar parte de la dote en los matrimonios de las casas acomodadas catalanas. En función del poder adquisitivo de las familias podían ser más o menos sofisticadas, de madera noble o más sencilla.

Debido a las conexiones comerciales marítimas, Cataluña fue un centro importante de producción de mobiliario a lo largo de los siglos XVIII y XIX. A pesar de recibir influencias del resto de Europa, algunos expertos destacan las particularidades del mobiliario de esta zona: la llaman escuela levantina, y comprende las zonas de Cataluña, País Valenciano y Baleares.

Las cómodas fueron un mueble de éxito en el siglo XVIII. Lo demuestran la calidad y refinamiento de los muebles, que podemos apreciar hoy en día.

 

Tipologías de cómodas

El éxito de la cómoda conllevó la aparición de nuevas tipologías derivadas del modelo básico:

Cómoda con escabel: Se trataba de una cómoda con cajones acabada en la parte superior con un escalón con tres cajones más pequeños, en los que se podían guardar objetos más pequeños.

Esta variante de la cómoda es típicamente catalana, ya que no se han encontrado muebles símiles en otras zonas. El escalón con cajoncitos añade ante la necesidad de guardar objetos pequeños. Como se había venido haciendo hasta entonces con el arca de cajones.
Cómoda tocador: Consiste en una cajonera con un escabel más pequeño que hace de soporte de un espejo. Las cómodas con espejo estaban diseñados para la mujer: servía para guardar sus ropas, las joyas, y por arreglarse el tocado. Por eso fue un mueble predilecto para dar como dote a lo largo del siglo XVIII. Esta variante de mueble posiblemente provenía de Inglaterra, ya que en algunos documentos se denominan “tocadores a la inglesa”.
Escritorio canterano: Cómoda con espejo con una tapa inclinada en la parte superior que contiene varios cajones. Y que abierta puede servir como escritorio. Esta nueva tipología, derivada del bureau inglés, raramente se utilizaba como escritorio, ya que era demasiado alto. Su uso se centró guardar ropa, en los cajones grandes, y objetos pequeños. Sobre todo de valor, en los cajones más pequeños.

comodas bonitas

De estas tres principales variantes en surgieron otros compuestas de dos cuerpos, como el escritorio librería. La cómoda armario, la cómoda con escaparate, o el escritorio con escabel. Son al fin y al cabo muebles funcionales que evidencian la tendencia del momento de ordenar los espacios verticalmente.