Tocadores

Los tocadores son muebles compuestos por una consola y un espejo de sobremesa que reposa en un atril o de mano, suele tener algún cajón y además podía ser mesa vestida para ocultar la madera tras las ropas. Es un mueble destinado a la mujer. Le ayuda con su limpieza. Para guardar las joyas, adornos personales, frascos de perfume… Y sobre todo para el peinado donde ella misma se le retocaba o una segunda persona mientras ella se sentaba delante del mueble.

Tocadores de maquillaje

Los primeros tocadores aparecieron al último tercio del siglo XVI. Venían en forma de consolas con uno o varios cajones debajo y al lado del mostrador. El tocador con espejo pervive sobre todo durante los siglos XVIII y XIX. Eran un símbolo de nivel social y económico del propietario, a menudo envuelto con las nociones de belleza, amor y vanidad propia.

Este mueble se acostumbraba a colocar en la alcoba o dormitorio de la mujer, en el siglo XIX estos espacios eran los preferidos por ellas; también podían recibir el nombre de toilette, boudoir, peinadora, recámara o requartet.
En el siglo XIII los modelos de aseo continúan construyéndose paralelamente a una nueva modalidad derivada de la cómoda. Consiste en una cajonera con escabel de reducidas dimensiones que hace apoyo de un espejo fijo.
El posible origen de la cómoda y de los tocadores la aportan unos documentos llegados de Inglaterra, aunque los ejemplares ingleses conservados en el siglo XVIII son muy escasos.

 

Tocadores para maquillaje

 

Tocadores para recamaras Estilo Luis XV 

Los tocadores es el mueble que mejor caracteriza esta época, con unas curvas exuberantes, líneas ajustadas y sobre todo elegancia. En un inicio se encontraba en Francia y terminó extendido por toda Europa. El estilo Luis XV es el que predomina en el siglo XVIII. Con él, aparece la tendencia hacia las formas femeninas. Como la valoración de la mujer en la vida pública y los refinamientos del trato social que influirán en el mueble. Ayudando a  crear un cambio profundo ordenado por un sentido de comodidad e intimidad. Construyen casas con habitaciones más pequeñas y cambian muebles grandes y aparatosos por otros más ligeros y útiles.

ideas para tocadores

Los primeros tocadores aparecieron en Francia. Se trataba de mesa rectangular sobre patas en forma de X. Venían con mármol blanco y un espejo sujetado por dos montantes que lo dejaban girar manualmente. Cualquier tabla se podía adaptar a los tocadores a partir de otra más pequeña encima. Hacía falta un pequeño espejo sobre un zócalo y unos cajones. Hasta el siglo XIII encontramos la mesa tocador de influencia clásica y estilo Rococó. Son formas geométricas y sencillas que buscaban el equilibrio. La tradición local se mezclaba con las novedades europeas. Utilizaban motivos florales y algunos animales.